"AÑO DE LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN Y LA IMPUNIDAD"

domingo, 26 de diciembre de 2010

LA RESACA DE LA FIESTA NAVIDEÑA


ATENCIÓN EN COMERCIOS FUE PARCIAL, MIENTRAS QUE EL PASAJE SE INCREMENTÓ EN EL TRANSPORTE URBANO
TRUJILLO. Si bien a la medianoche el cielo se iluminó con los fuegos artificiales y los hogares se llenaron de alegría y calidez para celebrar la Navidad, el panorama de Trujillo durante la mañana posterior a la tradicional Nochebuena lució un rostro contrario a la algarabía y el colorido de la víspera.
Apenas aclaró el día, se observó que algunas calles se habían convertido en botaderos públicos de basura, con desechos que iban desde botellas vacías de champagne y envolturas de panetones, hasta los cartuchos de productos pirotécnicos y huesos de pollo o pavo que, horas antes, fueron los protagonistas de la cena navideña. Los trabajadores de limpieza pública tuvieron una ardua tarea.
"Todos los años es lo mismo.
A pesar de que se les dice, algunas personas no ponen su basura en las bolsas y prefieren dejarla en donde se les caiga", indicó una trabajadora que barría los alrededores del Mercado Central.

COMERCIO PARCIAL.

En el Centro Histórico y en grandes establecimientos comerciales como la Zona Franca y El Virrey, solamente algunos negocios se animaron a abrir sus puertas para atender a la clientela.
"Es mejor comprar hoy (ayer) porque es más tranquilo que en otros días, donde los rateros andan por todos lados para quitarte lo que tienes.
Además los carros no se atascan como en otros días, y reduce el riesgo de que fuercen las puertas y roben los paquetes grandes", señaló Mariano Rengifo, poblador que se perdió en los puestos de la Zona Franca.
A pesar de que llegaron alrededor de las diez de la mañana, los ambulantes permanecieron inamovibles de las cuadras 20 y 21 de la avenida España, así como de las cuadras 1 y 2 del jirón Francisco de Zela, y 7, 8 y 9 de Sinchi Roca. Algunos, incluso, se quedaron hasta las seis de la tarde para tratar de liquidar su mercadería.

INCREMENTO EN PASAJE.

Asimismo, los taxistas y las empresas de micros, combis y colectivos subieron la tarifa de los pasajes. En el caso de los primeros, el incremento partía de un nuevo sol, e iba en alza dependiendo de la distancia a recorrer entre el punto de recojo y destino de los pasajeros.
En tanto, en las líneas de transporte público, se observó un incremento de cincuenta céntimos a la tarifa habitual, por lo que una gran mayoría de trujillanos prefirió trasladarse en micros y combis, aprovechando que el tráfico no estaba tan congestionado como en días previos.(correo)

http://conlafeylaverdad.blogspot.com