"AÑO DEL BUEN SERVICIO AL CIUDADANO" "AÑO DE LA CONMEMORACIÓN DE LOS CINCUENTA AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE CIRO ALEGRÍA"

ANÉCDOTAS DE HUAMACHUCO


miércoles, 26 de marzo de 2014

Anécdotas



Por: Luis Peña Rebaza

La carretera

Un grupo de pobladores del distrito de Chilla, acudía a diario al despacho del alcalde provincial de Tayabamba, y exigían la construcción de su carretera, pero sabiendo que ahí había perdido las elecciones, Octavio Bogarin, se negaba a tal pedido. Los chilianos insistían e insistían en su petitorio, hasta que la autoridad decide acceder y, entonces, manda llamar al ingeniero encargado de las obras.

-Bueno ingeniero, habrá que hacer la obra pue, pero por si acaso no me olvido que esa gente no votó por mí ah, así que… ¡hay que hacer esa carretera pero sólo de ida nomás!

MARTES, 12 DE FEBRERO DE 2013


Anécdotas de Huamachuco


Por: Luis Peña Rebaza

¡Solicitud atendida!

Como veloz escuadrilla de combate volando con los pitos de marihuana que se fumaron minutos antes, un grupo de “Caimanes” se dirigen a las inmediaciones del cementerio San Agustín. Es la mañana del 2 de noviembre, por tanto, el ingreso al camposanto luce invadido por ranchos, triciclos e improvisadas chinganas repletas de pobladores. En masa aparecen para visitar la tumba de sus difuntos, limpiarla de la abundante mala hierba, colocar flores: geranios, rosas, margaritas, hortensias y claveles, y pagar a un rosariero para que rece algunas letanías en aras de conseguir el goce de Dios y el eterno descanso para el alma.
-¡Invíanos del cielo, de tu luz un rayo!

Luego del acostumbrado rito, un sincretismo entre las creencias cristianas y paganas, en el exterior, el jirón Garcilaso y calles aledañas, se desata el fandango.

“Pepe Gonshe” anima el ambiente con uno de sus equipos de sonido. Lo malo es que la música no colma las expectativas de los sofisticados “Caimanes” quienes, a gritos, manifiestan su descontento:

-No jodas, ps’, Pepito, ¡es hora que debes actualizarte, hombre!, cambia de música, pon música salsa o rock para estar en onda.

“Pepe Gonshe” hace oídos sordos e insiste con sus antiguas cumbias y huaynos sin atender el creciente reclamo.

-Ya ps’, Pepito ¡cambia de música, hombre... ¡qué terco eres, parece que no quieres entender a buenas o te bajamos los parlantes... tú dirás!

Hasta que por fin, en aras de calmar los encendidos ánimos, decide acceder al petitorio.
-Atendiendo el especial pedido de los dignísimos jóvenes que nos honran con su presencia y, esperando que lo disfruten a plenitud, desde Colombia el tema de los Lathin Brothers: “Fuma el barco”.

DOMINGO, 23 DE DICIEMBRE DE 2012


Anécdotas de Huamachuco

Casa de la familia García Galarreta en Huamachuco

El notario

Dos o tres de los numerosos hermanos García Galarreta,
hijos de la señora Francisca Galarreta y del
abogado Simón García, el notario de Huamachuco,
luego de concluir sus estudios secundarios en el colegio
“San Nicolás”, son enviados a Lima donde viven
en un departamento en la avenida Alfonso Ugarte. En
la capital estudian sus carreras en diversas universidades.
Ciertos fines de semana, los jóvenes reciben
la visita de varios de sus paisanos, con quienes arman
unas tremendas jaranas que se prolongan hasta altas
horas de la madrugada.
Como es de suponer, después de cada una de
estas reuniones, el departamento queda hecho una
desgracia, cual si en plan de arrasamiento hubiesen
pasado los potros de los bárbaros Atilas: mesas
y sillas fuera de sitio, colillas de cigarrillo aplastadas
en el suelo, en los rincones o sobre algún mueble o
macetero de flores, melosos envases vacíos de vino,
anisado o pisco, botellas de cerveza, vasos sucios y
otros a medio terminar, y un insoportable olor a tufo
y alcohol que inunda los ambientes.
Un lunes muy temprano, en fugaz visita que
le permite el recargado trabajo en su notaría, Simón
García llega de sorpresa y encuentra tal desbarajuste.
Indignado por el hecho y para cortar de raíz tales
desmanes, en el afán de disuadir y expectorar para
siempre a los beodos que dan pésimo ejemplo a sus
hijos, coloca un letrero en la puerta de ingreso:

QUEDA TAJANTEMENTE PROHIBIDO
CONSUMIR LICOR EN ESTE DEPARTAMENTO.

El siguiente sábado, como siempre, asoman las
escandalosas visitas sorprendiéndose con la mala
nueva, entre ellos el ocurrente “Penquele” Quipuzcoa
quien, sin inmutarse, consigue por ahí una hoja de
papel. Garabatea unas letras encima y, en seguida,
coloca sobre la puerta:

ESTE AVISO NO TIENE NINGUNA VALIDEZ
PUES NO HA SIDO LEGALIZADO ANTE
NOTARIO.

Por: Luis Peña Rebaza


MARTES, 11 DE DICIEMBRE DE 2012


Anécdotas de Huamachuco

Parte de la Plaza de Armas llamada Boulevard

Los “Caimanes”

Durante los años setenta, en el mundo aún perdura
el movimiento hippie, el “Haz el amor,
no la guerra”, el clásico saludo similar a la “V” de
la victoria aliada . En los muros de las universidades francesas, los rebeldes
estudiantes han escrito: “Seamos realistas... pidamos
lo imposible”, “La revolución es el orgasmo de la
historia” o “Prohibido prohibir”.

Estas ideas se extiende en por continentes. Y, por supuesto, en el Perú
y en Huamachuco en particular, encuentran
seguidores. Unos por simple imitación y estar a la moda,
pero otros jóvenes porque en realidad demuestran
interesantes inquietudes. Gustan de la literatura y la buena
música, practican deporte, en especial el básquet,
así como salen al campo a gozar de la naturaleza y
a fumar con suma tranquilidad sus olorosos pitos de
marihuana.

Son apodados los “Caimanes”, quienes además
de solearse durante el día en los verdes pastos de la
plaza de armas o también en algunas bancas y en el
boulevard, se dedican a la vida bohemia: reuniones,
estas, tragos y aspirar psicodélicos humos, paseos y
carreras de velocidad en sus ruidosas motocicletas
marca Honda, con motor de 100 centímetros cúbicos
y, por supuesto, en el papel de donjuanes.

Una tarde de sol, andan en su acostumbrada
rutina diaria, cuando pasa frente a ellos un sacerdote
franciscano quien, al verlos, suelta su reprimenda:

-Jóvenes no se cansan de estar todo el día echados
y soleándose sin hacer nada.

No falta uno de ellos con su ingeniosa chispa:

-Sí, padrecito... pero de acá vamos a descansar
a nuestras casas.

Por: Luis Peña Rebaza

MARTES, 23 DE OCTUBRE DE 2012


Anécdotas de Huamachuco


Por: Luis Peña Rebaza

CON MUCHO CARIÑO, OTRA ANECDOTA HUAMACHUQUINA PARA USTEDES

“Copito”

Moisés Jara Soldevilla, el popular “Copito”, físicamente
muy parecido al cómico mexicano “Capulina”,
aunque por su chispa más a “Cantinflas”,
suele viajar de vez en cuando a su querida tierra
Huamachuco; en especial, para la Feria Patronal
de agosto. Cada visita suya congrega a los amigos
y paisanos para compartir su inigualable
ingenio.

Una de tales reuniones es en el bar
café “El Danubio”, allí entre risas y vacilones, tragos
van, tragos vienen, “Copito” saca una moneda:
A ver, muchachos, ¿quién es el audaz que me
acepta este desafío?, ¡ven esta moneda de un sol...!,
pues al toque soy capaz de convertirla en moneda
de cinco soles, así es hombres de poca fe aunque se
rían, pero, es la pura verdad, a ver ¿quién se anima
a asumir este reto?

Conociéndolo de sobra ninguno de nosotros se
arriesga a aceptar su propuesta. Bueno, ninguno es
un decir...

Vamos, jóvenes, ¡qué pasa con ustedes!, juventud
que no es audaz y aventurera y no se arriesga a
cruzar el río, simplemente pasa desapercibida, no
trasciende el tiempo y el espacio y, eso jamás debe
aceptar un auténtico huamachuquino, heredero de
tanta historia, personajes ilustres y líderes del pasado,
presente y futuro.

Tremenda y oportuna arenga, que recuerda
aquellas de Napoleón y Bolívar a sus tropas antes de
emprender sus victoriosas batallas y, como no puede
ser de otro modo, muy pronto encuentra eco.
El “Panzón” Gonzalo acepta el desafío.

Muy bien muchacho te felicito, tu sí que vales la
pena, coge esta moneda de un sol y anda a ese rincón,
la levantas y repites tres veces Juan Pérez, Juan Pérez,
Juan Pérez y, al toque se convierte en cinco soles.
Algo vacilante, el “Panzón” Gonzalo coge la
moneda, se levanta de la silla y camina unos pasos
al cercano rincón desde donde, con entusiasta fe de
cruzado medieval en pos de reconquistar la Tierra
Santa en manos de los infieles sarracenos, repite en
voz alta:

Juan Pérez, Juan Pérez, Juan Pérez...
Y, de inmediato el “Copito” responde:
¡Qué cojudo que eres!

MIÉRCOLES, 10 DE OCTUBRE DE 2012


Anécdotas de Huamachuco


El intelectual de “Cruz Blanca”

Por: Luis Peña Rebaza

El barrio “Cruz Blanca”, junto a “Cumbicus” (el
serpenteante y empedrado barrio de los “tejedores”
en la época prehispánica) y el barrio “Bolívar”, la calle Real, son
los más tradicionales de Huamachuco.

En los primeros años del siglo XX, durante
su estadía en la ciudad con motivo de estudiar su
educación secundaria en el colegio “San

Nicolás”, el notable poeta César Vallejo vivió en
“Cruz Blanca”, en la calle Puga, casa de la señora
Desposorio Galarreta. De allí que “Panchito Gallo”,
un excéntrico y multifacético personaje, se jacte de
vivir en “el barrio de los intelectuales”. Así, muestra
a la entrada de su vivienda un muy original letrero
multiservicios, que da fe de sus envidiadas virtudes
profesionales:

SE ELABORAN MONOGRAFÍAS. SE
ASESORAN TESIS. SE CORRIGEN ENSAYOS.
SE PONEN AL DÍA CUADERNOS. SE PELAN
GALLINAS, SE CHAPAN CUYES Y SE CAPAN
COCHES.

P.D. Es necesario mencionar que, ante tal abanico
de servicios, jamás faltan asiduos clientes.

Foto: Beto Mendoza

JUEVES, 27 DE SEPTIEMBRE DE 2012


Anécdotas de Huamachuco: Inmejorable discurso

Por : Luis Peña Rebaza


Con el fin de preservar y divulgar algunas facetas de la inagotable herencia oral de Huamachuco, y recogiendo la sugerencia de muchos paisanos, a partir de hoy empezamos a publicar anécdotas de mi tercer libro, esperando recibir aportes, sugerencias y sobre todo nuevas historias que se puedan recopilar y publicar en un próximo libro. Acá tienen la primera entrega.
Ángel Roberto Quipuzcoa Quezada "Penquelé"

Inmejorable discurso

Ángel “Penquelé” Quipuzcoa, trabaja como docente
de Ciencias Sociales en un colegio de la calurosa
ciudad de Cascas, en la provincia de Gran Chimú,
zona productora de uva y de vino por excelencia. Con
motivo de celebrarse, un veintitrés de setiembre, el
“Día de la Juventud”, la dirección del plantel organiza
la acostumbrada ceremonia en el patio central,
designándolo para el discurso de orden, en virtud de
su elocuencia y facilidad de palabra. Pero, resulta que
en la víspera al homenaje, el amigo “Penquelé” se
halla de jarana hasta altas horas de la madrugada; en
consecuencia, no prepara con la debida anticipación
el esperado discurso.
El siguiente día, en el patio de honor del plantel,
se encuentran el director, la plana docente y los
alumnos. A eso de las diez y treinta con algunos
minutos de retraso, típica mala costumbre peruana,
hora “Cabana”: llegas cuando te da la gana, estrenada
por el ex presidente Toledo, se inicia el programa y,
el número central y el más esperado, es anunciado
por el maestro de ceremonias.
“Penquelé” camina al frente, coge el micrófono
y luego de los saludos respectivos, pese a la evidente
resaca, inicia su emotivo discurso dirigiendo la mirada
a los jóvenes concentrados frente a él:

“Muchacho que inicias tu vida... el alma un
clamor de ideal, aprende a sacar de la herida... la
fuerza que triunfa en el mal, que sean tus ansias...
aceros sagrados para la defensa de la libertad...”.

El breve discurso continúa, mientras los jóvenes
escuchan muy emocionados.
Al terminar es efusivamente felicitado por todos
los presentes.
¡Qué buen discurso!, ¡sí, señor!, ¡no pudo haber
designación más acertada que la suya!

P.D.: Jamás imaginaron que se trataba de la
letra del Himno del Colegio “San Nicolás” de Huamachuco.

Foto: Beto Mendoza