"AÑO DEL DIÁLOGO Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL"

sábado, 30 de octubre de 2010

50 AÑOS MISION FRANCISCANOS TOR


Mensaje, Fr. Tomeu Point i Parera TOR.

Pd. Flor Elvira Vazallo Peña.

Cincuenta años franciscanos TOR, en la memoria y corazón de Huamachuco, en la Sierra Norte del Perú. Años de vivencia, trabajo y hermandad aquilatada a través de una apreciable misión católica que se ha podido compartir con los religiosos franciscanos TOR, acentuados en la entrañable ciudad de Huamachuco. Cincuenta años, que se marcan en la vida, historia, labor y afecto a un pueblo que se sostiene en ardua misión colonizadora en un suelo de La Libertad.
España y en particular Mallorca, descubrieron el pequeño rincón andino y como si Dios hubiese fijado la senda, guió al grupo religioso, hasta Huamachuco en Perú, la designación misionera obedecía a un florecimiento vocacional relacionado al Siglo XX en Mallorca, permitiendo brindar servicios misionales en varias partes del mundo. Este episodio surge a través de los Franciscanos TOR de la Provincia “Inmaculada Concepción” de España.

EN MISION.
Manuscritos relatan, que el Ministro General, Juan Boccella, comunicó al Consejo General que la Provincia Española estaba interesada en abrir una misión en América Latina, encargo delegado al Cardenal Samoré, ante el Nuncio del Perú, Mons. Rómulo Carboni, que aprobó a la Comunidad Religiosa Franciscana, para hacerse cargo de la Prelatura Nullius de Huamachuco.
“El 12 de septiembre de 1961, designan a los hermanos: Fr. Damián Nicolau Roig, Fr. Jerónimo Genovard Ginard, Fr. Bartolomé Vanrell Torrens, Fr. Juan Oliver Ferrer, Fr. Sebastián Maimó Enseñat, Fr. Juan Bustos González y Fr. Francisco Andreu JUAN. El 29 de octubre fiesta de Cristo REY, les imponen el Crucifico en la Basílica de San Francisco de Palma. El 17 de noviembre, fiesta de Santa Isabel de Hungría, salen hacia Perú, partiendo de Barcelona el 19 del presente mes”.
“El 04 de diciembre de 1961, estando aun en altamar, se publica la noticia de la creación de la Prelatura de Huamachuco. El 13 de diciembre de 1961, llegaron a Lima. El 15 de diciembre de 1961, el Papa Juan XXIII designa a Fr. Damián Nicolau Roig, TOR, como Administrador Apostólico de la nueva PRELATURA”.
“Así, llegamos a PERÚ por mar, el 13 de Diciembre de 1961, recibidos por el Alcalde de Huamachuco, Don Guillermo Ledesma Llaury y una delegación de huamachuquinos residentes en Lima. El P. Juan Oliver, llegó enfermo, lo llevaron directamente a la clínica”, resumen los relatos.

TIERRA PROMETIDA.
Con emoción y lágrimas, Fray Paco Andreu Juan, relata como realizan un primer contacto con Huamachuco, desplazándose desde Lima con el P. Jerónimo Genovard, para explorar la tierra prometida, ambos salieron el 5 de Enero de 1962, llegando a las 9.00 p.m. a Huamachuco, pequeño pueblo semejando una colonia escondida entre montañas, pero con gran colorido e historia; que el grupo de sacerdotes fue poco a poco diseñando, integrando y embelleciendo en su perspectiva de fe.
“Llegamos con lluvia en transportes Quiroz, no había luz ni agua, vestíamos el hábito franciscano, estaba mojado y manchado por el lodo, la altura era fuerte, era la misión. Tampoco había Casa Parroquial, nos alojamos en casa del Padre Tarsicio, Párroco de Sartínbamba. Al día siguiente con una comisión de ciudadanos ubicamos una casa para alquilar en la Calle Real, propiedad del Diputado Valderrama, donde permaneceríamos seis años: El seis de enero estuvimos de retorno a Trujillo”.
“Por fin llegó el nombramiento de Mons. Damián Nicolau. Mons. Federico Pérez Silva, ordenó oficializar la misión en Huamachuco. El 12 de enero salimos por segunda vez de viaje el P. Jerónimo y yo, para los preparativos. El 17 de enero hicieron su arribo, Monseñor Pérez Silva, junto con los demás misioneros, fue muy emotivo el recibimiento”.
En la mirada de Fray Paco, se leen los años vividos y compartidos con los religiosos y comunidad que integró a los misioneros. Fray Paco, a quién recordamos tan cerca, guiando nuestra juventud como el amigo y hermano de siempre, con quién solíamos pasear por lugares diversos de nuestra tierra, así las charlas y encuentros juveniles en el Club Parroquial.
La apreciable misión franciscana, parecía reivindicar años pasados y acontecidos en otras épocas, marcando un nuevo camino de impulso al desarrollo, costumbres y sociedad de un pueblo que a través del tiempo y a cincuenta años nos relata muchos momentos acontecidos en la labor y hermandad de cada sacerdote que fueron llegando desde la lejana España en particular de Mallorca.
Recordamos en esas vivencias a muchos religiosos franciscanos integrados en la misión, como el Padre Pablito Cañas, con sus consejos y bondad, enseñándonos a pasear en caballo por las haciendas de Yanasara; al "Ángel del Turismo", Sacerdote, Jaime Garí Barceló, embelleciendo ese lindo lugar para disfrutar de la naturaleza y de ese don espiritual que se puede respirar en su Complejo Turístico, donde aun en su ausencia hoy paseamos en su compañía.
Recordamos a Monseñor Damián Nicolau Roig, con su gran dulzura y sonrisa enigmática que invitaba hacia él, y así a los muchos religiosos y religiosas que nos formaron como la Rvda. Madre franciscana, Mercedes, Directora de nuestro centro de estudios femenino “La Inmaculada” donde nos enseñaban lecciones, modales, bordado, canto, danza e incluso el baile de la “J”.

AÑOS NO LEJANOS.
En ese camino y en años no tan lejanos recordamos, a una gran mujer y hermana religiosa franciscana, que pudimos conocer, la Madre Catalina Ballespier, trabajando con empeño la obra iniciada por el Rvdo. Garí Barceló, así con CARITAS, combinando además el trabajo con el Complejo Educativo Santa Ana, generando una educación de calidad, hoy regentado por el Párroco de Huamachuco y Vicario General, Fr. José Ignacio Gómez Moreno, que lidera los niveles educativos y la gran misión y legado Garí, complementada a educación de niños especiales.
El Acilo de Ancianos, es otro espacio que no pasa desapercibido, obra y labor social, proyectada por el actual Obispo Prelado, Monseñor, Sebastián Ramis Torrens, el "Obispo Viajero", que recorre todos los rincones de la Prelatura de Huamachuco, identificando las necesidades y derechos de los pueblos del interior de La libertad y Prelado.
En esa historia y aconteceres, recordamos a los religiosos, los Padres: Jerónimo, Danal, José María, Rosselló, Miguel Llompart, Guillermo Bauza, Miguel Garnett, Sor. Eulalia, Sor Martha, entre otros sacerdotes y religiosas de antes y de la nueva generación, identificados en su misión sacerdotal y dimensión de fe. A todos ellos nuestra gratitud.
“La Prelatura de Huamachuco, comprende las Provincias Civiles de Huamachuco (J.F. Sánchez Carrión, desde 1976), Pataz, Bolívar y el Distrito de Sitabamba (Provincia de Santiago de Chuco). Sus límites son: por el Norte con Chachapoyas y Cajamarca; por el Sur limita con la Prelatura de Huari (Ancash), por el Este con la Prelatura de Yamobamba (San Martín); por el Oeste con la Arquidiócesis de Trujillo. Posee una geografía muy variada que va desde cálidos valles hasta neveras punas. Predomina la actividad agrícola, de a cuerdo a las estaciones del año”. (Bg.TOR.).
Podemos decir, que no hay obra buena que se pueda ignorar, tampoco que no se pueda recordar enlazando en la memoria a todos los franciscanos que dejando sus suelos y familias, nos permitieron en esta tierra una obra de bien con acciones de Dios. Somos en si un conjunto de ideales y retos de fe, unión y solidaridad que une a un pueblo y hombres de diferentes polos, pero unidos en un sólo mundo.

MENSAJE CINCUENTENARIO.
“Está el modo de vivir del hombre viejo y está el propio del hombre nuevo, existe el hombre que busca las cosas de la tierra y el que busca las cosas del cielo, aquel para quién todas las cosas son vanidad y para quien todo es providencia de Dios”, rezaba el mensaje del Superior TOR, en la Catedral, de la "Ilustre y Fiel Ciudad de Huamachuco", al concelebrarse el 01 de agosto del 2010, el CINCUETENARIO de la llegada de los Franciscanos TOR a Perú y Fundación de la Prelatura de Huamachuco.
El mensaje del Ministro Provincial de Los Franciscanos TOR, Fr. Tomeu Pont i Parera, TOR, rememoraba una misión reflejada en cincuenta años por un grupo de siete religiosos procedentes de Mallorca que iniciaron la aventura de llegar hasta nuestra tierra Huamachuco - PERU, precediendo un inicio de la evangelización en esta tierra por el año 1551 con la llegada de los frailes Agustinos, seguida en 1961, por los franciscanos.
“Era lo que Dios, les pedía”, predijo el mensaje franciscano, relatando hechos de un dificultoso trayecto cargado de retos y coraje, hasta una tierra que se convirtió en el corazón oriundo y familiar para muchos de ellos lugar añorado considerado como una segunda Patria.
“El Papa Juan XXIII en la bula – Salutifera evangelii lex – había confiado a la Tercera Orden Regular la Prelatura de Huamachuco y nombraba Administrador Apostólico al Padre, Damián Nicolau Roig, que después sería el Primer Obispo de Huamachuco”.
“Con muchas dificultades y pocos medios materiales empezaron su labor apostólica. Alquilaron una casa para vivir y en condiciones precarias iniciaron su trabajo pastoral en estas tierras. Construyeron capillas, la Catedral, colegios, ayuda en promoción social y lo primordial, la evangelización, formación de Catequistas Rurales, surgiendo así las primeras vocaciones peruanas, que hoy son un grupo considerable”.
A la empeñosa tarea se unieron nuevos hermanos religiosos, otros regresaron a España. Asimismo, años después llegan las Franciscanas Hijas de La Misericordia, con quiénes se realiza un trabajo conjunto, recordando en tal misión a Sor, Francisca Bujosa, que falleció a consecuencia de un grave accidente.
Luego llegan otras congregaciones, surgiendo los primeros sacerdotes diocesanos de la Prelatura, y las primeras vocaciones TOR de Perú, haciendo entre todos de la Prelatura de Huamachuco, una realidad pastoral viva, ampliando su misión a las Parroquias de LIMA y dos en Trujillo.
La obra de los franciscanos, inicia: “Señor, anunciaré tu fidelidad por todas las edades” (Salmo 88), y dentro de esa perspectiva se reconoce la entrega, obra y el haber dado parte de su vida a esta tierra y de su apostolado en Perú, como el Primer Obispo de Huamachuco, Monseñor Damián Nicolau Roig, un franciscano sencillo y humano, que ejerció el ministerio episcopal desde el servicio y amor a esta tierra. Murió en Mallorca, llevando siempre a Huamachuco en su corazón.
El Padre, Juan Oliver, fundador del Colegio Santa Teresa de Tayabamba y miembro del primer grupo de misioneros que llegaron a Perú. Falleció en Mallorca en el año 2005. El Padre, Justo Salvador, con una gran labor misional, fraile justo como su nombre y que se nos fue demasiado pronto.
El Padre, Jaime Garí Barceló, hombre de gran sensibilidad social que demostró en los barrios pobres de Madrid de la postguerra; gran impulsor de CARITAS – HUAMACHUCO. Dirigió la construcción de capillas, colegios y el Complejo Recreativo de Yanasara, hombre líder alegre y positivo. Sus restos descansan en el cementerio de la Hermandad de San Francisco, en esta ciudad.
Un recuerdo agradecido a dos Hermanos, de aquel primer grupo de misioneros que gracias a Dios están entre nosotros, el Padre, Jerónimo Genovard, gran religioso que reside en la ciudad de México.
Fray Paco Andreu Juan, no podemos hablar de Huamachuco, sin hablar de este hermano. Hombre activo, dinámico, multifacético, conocedor de todos los entresijos, lugares, rutas. Alma y promotor de la construcción de esta Catedral. Embajador de esta tierra en Mallorca y en tantos sitios. ¡Gracias por todo, Paco!
Gracias a todos los hermanos que han estado y están trabajando en Perú, la lista sería interminable, a todos nuestro agradecimiento que quiero personalizar en nuestro querido hermano, Fray Sebastián Ramis Torrens, Obispo de Huamachuco. Igual que a sus sacerdotes Diocesanos, recordamos al Padre, Ángelo Pagani, de procedencia italiana, fallecido en accidente de transito en esta sierra andina.
Estamos seguros, que todos ellos desde el cielo se unen a nuestra acción de gracias por estos años fructíferos en los que se han atesorado tantas riquezas de obra delante de Dios. En esta obra de cincuenta años, está la labor misional de valiosos sacerdotes franciscanos, que han aportado tanto a esta Prelatura.
“Huamachuco, ha cambiado mucho en estos cincuenta años, creo que honestamente y sin vanagloria, podemos decir que los franciscanos hemos contribuido a este cambio y queremos continuar en esta dirección”. Enfatiza, Fr. Tomeu.
“Demos gracias a Dios en esta Eucaristía, que es la acción de gracias por excelencia, al Padre por el Hijo en el Espíritu. Y miremos el pasado con agradecimiento, vivamos el presente con autenticidad y tengamos puesta nuestra mirada en el futuro, con ilusión”.
“Que María, la Virgen de Altagracia, siga protegiendo maternalmente estas tierras, sus gentes y a todos nosotros”.
Fr. Tomeo Point i Parera TOR, sacerdote Mallorquín, Ministro Provincial de los franciscanos TOR, exhorta en su mensaje la esencia de los Cincuenta años de llegada de los sacerdotes franciscanos a Perú y Fundación de la Prelatura de Huamachuco, que reunió merecidamente en la fecha a representantes de diversos puntos de la Tercera Orden Regular, Iglesia Católica en Huamachuco - PERU.

Etiquetas: Flor Vazallo. (http://conlafeylaverdad.blogspot.com)