"AÑO DEL BUEN SERVICIO AL CIUDADANO" "AÑO DE LA CONMEMORACIÓN DE LOS CINCUENTA AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE CIRO ALEGRÍA"

lunes, 3 de abril de 2017

"Perú:una sola fuerza"

Escribe: Dionicio Mantilla León

La pesadilla no ha terminado. Aún parte de nuestro territorio continúa sufriendo la catástrofe ocasionada por la furia de la naturaleza originada por el fenómeno del Niño y agravada por la falta de previsión de nuestras autoridades. Aún, nuestros queridos compatriotas de Tumbes, Piura y Lambayeque siguen viviendo sumidos en la angustia y la impotencia de haberlo perdido todo. Nuestra región no queda librada, pues aún no repuestos del pánico generalizado ocasionado por los huaycos de las tres quebradas que rodean nuestra ciudad aún continuamos con la tensión de una eventual activación de la quebrada San Idelfonso según información del COER y pronósticos del SENAHMI _ Trujillo al que se añade la carencia de agua potable que venimos sufriendo desde hace 3 semanas y el anuncio que recién tendremos dentro de 15 días.

Aun así, los trujillanos nos vamos levantando, poco a poco, como el ave fénix antiguo de entre las cenizas o, en este caso, de entre el barro de los huaycos y en medio de hechos hermosos como el de aquella madre heroína, Evangelina Chamorro, arrastrada más de 50 metros por la furia de las barrosas aguas del huayco de Punta hermosa (Lima), que temiendo por el futuro de sus pequeños hijos, pidió a Dios ser salvada y que le regale algunos años más de vida para cuidar de ellos. En un acto de verdadero milagro y misericordia, el Divino Hacedor se hizo eco del pedido y le concedió el milagro de seguir viviendo emergiendo así de entre el lodo como un ser mágico, misterioso, para demostrar al mundo que Dios existe y es generoso.

Un poco temerosos pero nutridos de esperanza los peruanos miramos hoy el futuro de grandeza que el destino nos tiene deparado. Como Evangelina, los liberteños vamos emergiendo de entre el lodo defendiéndonos de las fuerzas de la naturaleza, una naturaleza presa de ira porque los seres humanos no cumplimos con nuestro deber de cuidarla, un deber que le compete en mayor grado a nuestras autoridades nacionales, regionales, provinciales y distritales en representación nuestra porque de nosotros reciben un jugoso sueldo.

Un escenario dramático que se ve agravado por la miseria, la mezquindad y la ridiculez humana. Cuánto dolor sentimos al ver a nuestros hermanos perderlo todo y aun así ser víctimas de asalto y robo de sus bienes por miserables que no merecen llamarse humanos. Cuanta cólera tenemos por la frivolidad y la indolencia de algunos de nuestros gobernantes que, en plena declaratoria de emergencia, se divierten como la Vice Ministra de Agricultura, Sina Santa María, mientras nuestros hermanos agricultores lloran de impotencia al observar la destrucción de sus sembríos.

Con cuanta repugnancia observamos cuando la lideresa de Fuerza popular, Keiko Fujimori, que arrastra una larga cola de corrupción de ella, su familia y dirigentes de su partido va repartiendo donativos a las víctimas de la desgracia diciéndoles “Ya ven, si hubieran votado por mí y, Fuerza Popular estuviera en el Gobierno, esto no hubiese pasado y el donativo hubiera sido mejor.” Ni más ni menos que una condenable actitud de rapiña política, escarnio a la desgracia ajena y una vil demagogia.

Ni que decir del Gerente Municipal de Trujillo, William Matta que en plena emergencia pide le aumenten a 16,000 soles su sueldo (Más que el Presidente de la República), también, aquellos corruptos trabajadores municipales que se roban los donativos o aquellos que inflan los precios de los implementos para la emergencia.

Ni que decir la condenable falta de previsión de funcionarios y autoridades regionales entre ellas el Gerente del Proyecto Chavimochic y de Sedalib que han ocasionado la falta de suministro de agua potable, nuestro Gobernador Regional por no hallar oportunamente solución al tema de las quebradas que rodean nuestra ciudad; además, la incapacidad del Alcalde de Trujillo, Elidio Espinoza, para atender el estado de emergencia sumiendo también a la ciudad en basura y montículos de arena. Según el Defensor del Pueblo todos ellos serán denunciados penalmente.

Empero, sobre esta miseria humana, cientos de admirables hechos vienen emergiendo, como el de las miles de acciones solidarias y de amor al prójimo de grupos de voluntarios, de nuestros hermanos policías y de las Fuerzas Armadas, de los Ministros, del mismo Presidente de la República, congregaciones religiosas, periodistas y algunos alcaldes. Todos con un solo objetivo: Dar la mano al prójimo, hoy caído en desgracia.

En esta hora crucial que nos ha tocado vivir aceptemos nuestra responsabilidad de ser, al contaminar el medio ambiente, los causantes del deterioro de la naturaleza, del desequilibrio del fenómeno del Niño y, la destrucción de la capa de ozono, escudo natural del planeta.

APRENDAMOS A VIVIR CORRECTAMENTE CON LA NATURALEZA. NO LA CONTAMINEMOS.

ESO Y EL TRABAJO PREVISOR DE NUESTRAS AUTORIDADES EVITARÁ QUE DESGRACIAS COMO LA PRESENTE SE VUELVAN A REPETIR.

SÓLO ASÍ PODREMOS DECIR QUE: ¡LOS PERUANOS SOMOS UNA SOLA FUERZA!