"AÑO DEL BUEN SERVICIO AL CIUDADANO" "AÑO DE LA CONMEMORACIÓN DE LOS CINCUENTA AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE CIRO ALEGRÍA"

sábado, 1 de abril de 2017

Lluvias se retirarían de la costa norte en quince días

El cambio de estación ayudará al anticiclón del sur a reducir la temperatura en las noches, según la especialista Norma Ordinola.

Las lluvias se retirarán de la costa norte a más tardar en 15 días, debido a que la llega del otoño ayudaría a disminuir la temperatura de los vientos del sur que enfriarán el mar y en consecuencia las aguas dejarán de evaporarse.

Así lo aseguró la especialista en Meteorología, Norma Ordinola Ipanaqué, investigadora de la Universidad de Piura, al advertir que con el cambio de estación, desde el 20 de marzo, se fortalecerá el anticiclón del Pacífico sur, es decir que el enfriamiento de la temperatura del mar será paulatino.

Recordó que en febrero, las aguas del mar presentaron temperaturas de 28 grados centígrados, hace dos semanas se elevó a 29 grados y llegó hasta 30 grados, dando lugar a la formación de nubes que provocan lluvias fuertes en corto tiempo (chubascos). Estas son las más peligrosas porque empiezan a media cuenca y vienen con lodo, piedras y mucha agua.

“Esto ocurre en Tumbes, Piura, Lambayeque y La Libertad, donde la temperatura del mar puede ser elevada, pero se equilibra con el anticiclón del sur que trae vientos fríos”, dijo.

Precisó que el presente se trató de un ‘Niño’ normal, pero la anomalía fue que el anticiclón del sur fue tan débil que no compensó la temperatura del mar, dando lugar a la formación de nubes con las consecuentes lluvias, las mismas que se desplazaron hasta Trujillo.

El debilitamiento de los vientos del sur permitió que las aguas calientes del norte se posesionen en las costas a causa de lo que se denomina el Niño Costero, aunque la comunidad científica internacional no lo reconoce como tal porque lo normal sería que tenga efectos mundiales.

Dijo que el mes de abril, las lluvias ya no serán intensas y se espera que hasta mediados de mes paren y en adelante retorne la normalidad, lo que sí se alejarán son las tormentas.

El pico de las lluvias intensas fue entre 15 y 25 de marzo. “Ha cambiado la temperatura del mar de una semana a otra. Cuando sintamos más viento en la noche significa que por más nubes que se vean al mediodía en las tardes se disipan o se cargan en la cordillera, en las zonas alta”, acotó. Ordinola reiteró que en dos semanas la situación se normalizará.

Respecto a las anunciadas lluvias en octubre, descartó que ahora se pueda prever ello porque es muy temprano aventurarse.(la industria)