"AÑO DEL BUEN SERVICIO AL CIUDADANO" "AÑO DE LA CONMEMORACIÓN DE LOS CINCUENTA AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE CIRO ALEGRÍA"

viernes, 2 de junio de 2017

¿Qué consecuencias tendría la salida de EE.UU. del Acuerdo climático de París?

En esta nota analizamos las repercusiones de la decisión de Donald Trump en el cumplimiento de los objetivos del pacto global contra el calentamiento global.

El presidente Donald Trump anunció la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático. Según Washington, el pacto pone en "permanente desventaja" a la economía y los trabajadores norteamericanos, en beneficio exclusivo de otros países.

En la Conferencia de París sobre el Clima (COP21), celebrada en diciembre de 2015, 195 países firmaron el primer acuerdo mundial sobre el clima. Para evitar un cambio climático peligroso, el Acuerdo establece un plan de acción mundial que pone el límite del calentamiento global muy por debajo de 2 ºC.

"Incluso con la ausencia del liderazgo estadounidense, incluso cuando este gobierno se une a un puñado que rechazan el futuro, tengo confianza de que nuestros estados, ciudades y empresas saldrán adelante y harán ahora más en liderar el camino y proteger el futuro de generaciones del único planeta que tenemos"

Barack Obama, expresidente de EE.UU.

Los puntos principales del acuerdo. Los países firmantes también consensuaron que las emisiones globales alcancen el punto máximo de las emisiones de gases de efecto invernadero tan pronto como sea posible y aplicar después rápidas reducciones basadas en los mejores criterios científicos.

También el documento compromete a los países desarrollados a movilizar US$ 100,000 millones anuales a partir de 2020 para que los países más pobres puedan adaptarse a las consecuencias del cambio climático. Esa será la cantidad mínima, que deberá revisarse para una posible ampliación en 2025.

Las consecuencias del abandono. EE.UU. es, por detrás de China, el segundo país más contaminante del mundo. Él solo es responsable de entre un 10% y un 15% del total de emisiones de gases de efecto invernadero. En el caso particular de la primera economía del planeta, el objetivo comprometido por el entonces mandatario Barack Obama era que el año 2025, su país reduciría sus emisiones contaminantes entre un 26% y un 28% con respecto a 2005.

De acuerdo al diagnóstico de expertos consultados por Associated Press, con el retiro de Estados Unidos cada año podría haber hasta 3,000 millones de toneladas más de dióxido de carbono en la atmósfera. Pero eso no es suficiente, ya que bajo el reciente y actual escenario, la tierra podría calentarse 0.3 grados centígrados más a finales de siglo.

"Hoy Estados Unidos ha dado espalda al mundo, pero Francia no le dará la espalda a Estados Unidos. Habríamos preferido librar esta batalla con EE.UU., son nuestros aliados en muchos campos. La puerta no está cerrada, nunca lo estará"

Emmanuel Macron, presidente de Francia

Una potencia mundial en declive. El analista internacional Roberto Barreto dijo que no es una sorpresa la decisión del magnate de retirarse del entendimiento global. "Se sabía que iba a pasar. Es otro paso más de la Administración de Trump de convertir a Estados Unidos en una potencia mundial en retirada", explicó en una entrevista con Central de Informaciones de RPP Noticias.

Indicó que el anuncio dado por la primera potencia global es parte de otras políticas a nivel nacional que viene ejecutando el mandatario republicano que buscan destruir los mecanismos y las instituciones que existen para proteger el clima en dicha nación.

"Es más un acto que confirma la clara tendencia de desdén que tiene Trump por el resto del mundo y su idea de defender exclusivamente los intereses de Estados Unidos, sin entender que en este planeta estamos todos".

Un nuevo orden en gestación. El liderazgo planetario de Estados Unidos está hoy en día más cuestionado que nunca, más aún cuando China es una pieza clave de la economía mundial. De hecho, en el Foro Económico Mundial celebrado en enero pasado en Davos, Suiza, donde se reúne la élite del capitalismo corporativo, el presidente chino, Xi Jinping, se alzó como el defensor de la globalización, mientras que Donald trump pedía el fin de la integración económica y el libre comercio.

Para el analista internacional Roberto Barreto, con la salida norteamericana del entendimiento contra el cambio climático se acelera la configuración de un nuevo orden global. "China podría convertirse en el nuevo líder de políticas de conservación medioambientales y de control del calentamiento global".

Pekín se ha mostrado partidario de prescindir del carbón en el futuro y apostar por las energías renovables y está invirtiendo miles de millones de dólares para el cambio energético. Poco antes del anuncio de Trump, China defendió con vigor el Acuerdo de París. Su primer ministro Li Keqiang dijo a la Unión Europea (UE) que su país respetaría el compromiso que asumió en 2015.(RPP)