"AÑO DEL BUEN SERVICIO AL CIUDADANO" "AÑO DE LA CONMEMORACIÓN DE LOS CINCUENTA AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE CIRO ALEGRÍA"

martes, 27 de junio de 2017

Incendio en Las Malvinas: Identifican a algunos dueños del quinto piso de galería Nicolini

Se trata de una pareja de esposos quienes, según documentos de la Sunarp, compraron un espacio a la empresa JPEG SAC en febrero de este año.

Cadena de cupables. La condición de explotación laboral en la que trabajan los jóvenes de la galería Nicolini salió a la luz tras el incendio en la zona de Las Malvinas, en Cercado de Lima, que aún continúa siendo controlado. Pero, ¿quén era el responsable del terrible acto? Las investigaciones han permitido identificar a quienes en febrero de 2017 habrían comprado 60 metros cuadrados del quinto piso de la galería para colocar las cajas metálicas en las que se encontraban encerrados los jóvenes aún desaparecidos.

Según informó TV Perú, se trataría de José Martín Fabián Fabián y su esposa Rocío Paola de Paz Páucar, quienes compraron un espacio a los dueños de la empresa JPEG SAC, tal como consta en un documento de compra-venta registrado en la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos (Sunarp). Por el ambiente, la pareja pagó 70 mil soles.

En tanto, en un informe de RPP se detalló que en este contrato, validado por la notaría Acevedo Mendoza, la pareja adquirió 60 metros cuadrados del quinto piso de la galería.

Sin embargo, Patricia Juárez, teniente alcaldesa de Lima, informó que se tiene conocimiento de que la pareja, a su vez, habría alquilado este espacio a otro señor, cuya identidad no ha sido revelada, pero, según la autoridad, ya fue denunciado.

Como se recuerda, los nombres de Juan Manuel Polar de Rivera y José Enrique López Ramírez, apoderado y gerente de Inversiones JPEG SAC, respectivamente, son los que más han sonado en torno a la responsabilidad de la tragedia ocurrida en Las Malvinas. Ellos ya han sido denunciados por la Municipalidad de Lima por desobediencia a la autoridad y exposición de personas al peligro.

Por otro lado, los trabajadores aseguraron que fue el comerciante Salvador Pérez quien los encerraba con candado; él era llamado “El Gringo”. Esto ha sido negado por la persona en cuestión, quien afirma que en la galería existen otros tres sujetos con el mismo apelativo.(la república)