"AÑO DEL BUEN SERVICIO AL CIUDADANO" "AÑO DE LA CONMEMORACIÓN DE LOS CINCUENTA AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE CIRO ALEGRÍA"

domingo, 7 de mayo de 2017

Trata de personas: El 30% de mujeres procesadas fue primero una víctima

Muchas mujeres pasaron de víctimas a victimarios como un mecanismo de salir de su situación de explotación.

Preocupante. El 30% de mujeres procesadas fue primero una víctima (Getty)
Mariella Sausa

Por lo general se piensa que las personas procesadas por el delito de trata de personas tienen un perfil perverso. Al referirnos a ellas solemos evocar las películas de Hollywood donde los tratantes son delincuentes o depravados con ideas malévolas que explotan y maltratan a sus víctimas para obtener dinero a través de ellas.

Sin embargo, no todos los casos son así. La publicación de Indaga y CHS Alternativo la ‘Trata de Personas en el Perú, criminología de actores y perfiles penitenciarios’ ha descubierto que aproximadamente un 30% de las mujeres procesadas por ese delito fueron víctimas de trata de personas antes de convertirse en tratantes.

“Aunque hay algunos perfiles sociópatas, muchos de los tratantes son personas como nosotros que, aunque realizan una actividad criminal, su situación se explica por el contexto en que les tocó vivir”, manifestó Luis Enrique Aguilar, subdirector de CHS Alternativo.

En ese sentido, explicó que el 59.09% de mujeres en cárcel por trata de personas declaró que fue víctima de alguna forma de violencia familiar o sexual a temprana edad y, de ese grupo, la mitad señaló que primero fue víctima de trata, el 15% fue víctima de violencia física y el 9% de explotación laboral.

Aguilar refirió que en el Perú existen aproximadamente 207 personas privadas de su libertad por el delito de trata de personas y se registran un promedio de 447 denuncias anuales por este delito.

INFLUYE EL GÉNERO

Tras la investigación, se ha comprobado que el delito tiene una dimensión de género, pues, aunque la participación de la mujer en la trata no es tan relevante como en el caso de los varones, ella vive mayores niveles de vulnerabilidad dentro de la actividad criminal.

Las cifras lo demuestran: mientras el promedio de edad de los varones que están encarcelados por trata de personas es de 36 años de edad, en las mujeres el promedio llega a 26 años. Además, pese a que hay más casos de varones encarcelados (59.9% frente al 40.1% de las mujeres), el procesamiento es mayor entre las tratantes femeninas (llega a 63.86%).

“Las mujeres también suelen ser sentenciadas con mayor rapidez que los hombres. El promedio es que el 33% de personas que están en cárceles ya han sido sentenciadas, pero en las mujeres el porcentaje aumenta a 38.2%, lo cual evidencia que a la mujer se le condena con mayor facilidad que a los varones”, dijo Aguilar.

Pero eso no es todo. Normalmente las personas procesadas por trata reciben una pena de entre 11 y 15 años de cárcel, pero mientras el 33% de varones está condenado a estas penas, en el caso de las mujeres las condenas alcanzan al 42%.

Los datos de la población penal también indican que el 26.36% de personas recluidas tuvo como antecedente laboral directo trabajos de dama de compañía y el 22.73% laboró en bares, discotecas o restaurantes. Asimismo, casi el 50% provino de un hogar pobre.

“Todos estos factores nos indican que muchas de las víctimas que están procesadas no han llegado de manera natural a este proceso. Muchas de las tratantes no han tenido un proceso de aprendizaje del delito sino que lo han encontrado como un mecanismo de salir de su situación de explotación, haciendo la transición de víctima a victimario”, señaló Aguilar.

El representante de CHS dijo que tras la investigación es necesario que la política del Estado piense en la trata de personas como un fenómeno delictivo que afecta más a las mujeres por su situación de vulnerabilidad.

“Aquí hay muchas interrogantes, por ejemplo si una persona ha sido víctima de trata, ¿el hecho de que haya cometido un ilícito le quita su condición de víctima?, ¿ese tema cómo puede ser valorado por un juez al momento de emitir una sentencia?, y ¿si es una víctima de trata de personas y es procesada va a la cárcel o a un albergue?”, indicó.

Por ello, dijo que el documento debe llevar a las autoridades a un proceso de reflexión para analizar cuál debería ser el tratamiento penal y las implicancias en esos casos.

La publicación de Indaga y CHS Alternativo fue dada conocer durante el Tercer Encuentro Nacional sobre Trata y Tráfico de Personas “La trata de personas en el Perú: la protección a las víctimas”, organizado por CHS en el marco del próximo Congreso Latinoamericano que se realizará en Lima entre el 13 y el 15 de junio. http://congreso.pucp.edu.pe/trata-personas/
(Perú 21)